30+1 Fotografías de mi Camino de Santiago

En en año 2014 hice el Camino de Santiago (Camino Francés) de forma íntegra, caminando durante un mes y medio. Esa fue, sin duda, la experiencia que más me marcó aquel año (y una de las que más me ha marcado en mi vida).

Empecé mi aventura en Saint-Jean-Pied-de-Port, Camino Francés, pero como veréis más adelante, mi Camino fue un tanto free-style (estilo libre). Las 30+1 fotografías que publico a continuación son las que seleccioné en su día del viaje. Tengo muchas más en el archivo, pendientes de procesar. Quién sabe, quizás algún día me decida a montar un libro de fotos, como hice recientemente con el libro de fotos de mi viaje a Nueva Zelanda

Os dejo con las imágenes, espero que os gusten. Como siempre, serán bien recibidos vuestros comentarios. Buen Camino!!

 

1. Saint-Jean-Pied-de-Port

Iniciaba el camino desde Saint-Jean-Pied-de-Port (Donibane Garazi en euskera) el 9 de mayo de 2014. Muchos días y muchos kilómetros por delante, y también mucha indecisión pues no sabía si mi fascitis plantar me permitiría terminar el camino…

DSC_0122_cr_ps_proc2

 

2. Refugio Kayola

Decidí dividir en dos partes la etapa entre Saint-Jean-Pied-de-Port y Roncesvalles. La primera noche en Camino la pasé en el estupendo Refugio Kayola (poco antes del más conocido Orisson). La magia del Camino acababa de empezar…

DSC_0229

3. Cumbres nevadas

En mi segundo día de Camino crucé los Pirineos por el Collado Lepoeder, de 1.430 metros de altitud. Poco antes tomé esta fotografía, en un punto con unas increíbles vistas de cumbres nevadas al fondo, y unos bosques de color verde radiactivo en primer plano.

DSC_0485_cr_ps_3_color_ok_web

4. Roncesvalles

Los bosques que rodean a Roncesvalles son mágicos. Me cautivaron, y a punto estuve de dejarme seducir por sus hadas y abandonar para siempre el Camino…

DSC_0562_cr_ps_web

5. Don’t stop walking

El Camino Navarro ha sido para mí una de las partes más bonitas, con sus mágicos bosques…

DSC_0705_cr_ps_web

6. Peregrino

Pronto te das cuenta de que en el Camino todo es posible. Conoces a gente de todas partes del Mundo, de muy diversas creencias y estilos de vida…

DSC_0775_cr_ps

7. Comerciantes

Pronto te das cuenta de otra tónica que acompaña al Camino: el negocio. Todo el mundo intenta sacar provecho económico del Camino en uno u otro sentido… Como estos adolescentes cerca de Los Arcos (Navarra).

DSC_0181_01_capture_web

8. La tienda de Patxi

Seguro que Patxi y su tienda en Sansol tienen un montón de fotos en internet. No es para menos. En esta agradable botica podías encontrar prácticamente cualquier cosa. Doy fe.

DSC_0229_01_ps_web

9. Tienda abierta

¿He dicho ya que todo el mundo trata de hacer negocio del Camino? En ocasiones te encuentras con sitios realmente agradables, curiosos, pintorescos, en los que hacer un descanso y reponer fuerzas.

DSC_0257_01_capture_web

10. La solución es cambiar

El Camino es un viaje iniciático. Es un tiempo para la reflexión, para encontrarse a uno mismo, y para encontrar mensajes como este en los sitios más inesperados…

DSC_0010

11. Kims

Durante mi Camino de Santiago conocí a dos coreanas, compartiendo con ellas algunas jornadas del viaje. También a australianos, neozelandeses, alemanes, norteamericanos, ingleses, escoceses, italianos, españoles, franceses, holandeses, brasileños, mexicanos… y seguro que podría seguir…

DSC_0237

12. Miau!

Me pareció ver un lindo gatito. Fotografía tomada en algún punto entre Cirueña y Villamayor del Río, etapa en la que pasé de La Rioja a Burgos, el día 21 de mayo.

DSC_0485_ps_web

13. Cementerio

Una de mis fotografías favoritas del Camino, editada en este caso en blanco y negro.

DSC_0525_cr_ps_web

 

14. San Juan de Ortega

La noche en el albergue de San Juan de Ortega nos deparó sensaciones agridulces. Para mí fue uno de los peores albergues del Camino en cuanto a instalaciones, pasando frío durante la noche. Sin embargo, junto a la estufa de leña, pude disfrutar de la magia del Camino, con un alegre grupo de gente de todas las nacionalidades tocando instrumentos, cantando y bailando… Lo dicho, mágico.

DSC_0620_ps_web

15. Hospitaleros

Sin los hospitaleros y hospitaleras el Camino no sería posible. Esta fotografía anónima es un homenaje a todos ellos. Gracias por vuestra labor!!

DSC_0895_ps_web

16. Última parada

Parece que estos dos simpáticos abueletes se habían cansado de caminar y habían decidido tomar un descanso…

DSC_0227_ps_web

17. Aprovecha AHORA!

Creo que hay poco que añadir a esta imagen…

DSC_0284_ps_web

18. Isolation

Aunque conoces a mucha gente y rara vez estas a solas, también hay momentos íntimos en el Camino.

DSC_0444_cr_ps_web

19. Bar Elvis

En Reliegos, ya en la provincia de León. Un sitio que no podéis dejar de visitar. Su buen rollo os conquistará. No olvidéis dejar vuestra firma en las paredes… si es que encontráis un hueco para hacerlo!

DSC_0623_ps_web

20. Señales

Si las encuentras en tu Camino, préstales atención.

DSC_0631_ps_web

21. La Siesta

Siempre pensé que si algún día hacía el Camino, quería que fuera sin prisas. Sin agobios. Sin etapas prefijadas. Simplemente viviendo y disfrutando de la experiencia, sin exigencias. Es mi consejo si decides ir tras los pasos del apóstol.

DSC_0632_ps_web

22. Busca tu Camino

Yo lo hice. En León decidí abandonar el Camino Francés y caminar hacia Oviedo por el Camino del Salvador, porque “Quien va a Santiago y no al Salvador, visita al criado pero no a su Señor“.

DSC_0023_ps_web

23. Asturias

Tenía muchas ganas de conocer Asturias. Desde hacía años. Fue una de las razones que me hizo decidirme a tomar el Camino del Salvador hasta Oviedo. Una de las cosas que me gustó fue pasar de un abarrotado Camino Francés a unas etapas prácticamente solitarias en mitad de las montañas asturianas…

DSC_0249_capture

24. Vacas

Sin duda, una de las palabras que podrían definir Asturias: vacas. Y sus “cositas”. Tuve algún que otro encontronazo con estos animalitos. No tengo claro quién tenía más miedo, si ellas o yo… Bueno sí, era yo, jejeje.

DSC_0350_cr_ps

25. Corredoira

Asturias me deparó algunos de los más bellos paisajes de todo el Camino. Cruzar esos exuberantes bosques a través de las húmedas y sombrías corredorias era una experiencia casi sobrenatural…

DSC_0487_capture_web

26. Trabajando el campo

Me sorprendió de Asturias la cantidad de gente que todavía trabaja el campo. Desde extensiones más grandes como la de esta foto, a pequeñas huertas colgadas en lugares imposibles en mitad de las montañas…

DSC_0640_cr_ps_web

27. Wild Implosion

Después de alcanzar Oviedo, y tras un par de días de turismo en Avilés y Gijón, retomé el Camino por la variante del Norte, cogiendo un autobús desde Gijón hasta Vilalba. Ya en Galicia, me maravillé al encontrar algunas casas abandonadas e invadidas por la vegetación, como la de esta fotografía.

DSC_0033_cr_ps_web

28. Campanero

Señores, señoras y señoritas, sean bienvenidos a Galicia.

DSC_0428_cr_ps_web

29. Follow your ♥

Estamos ya muy cerca de Santiago. A partir de aquí, las piedras se acumulan sobre los mojones del Camino, a menudo decorados con pintadas de todo tipo.

DSC_0540_ps_web

30. Santiago no es el final, es el comienzo

Me quedo con esta frase, para mí llena de significado y de verdad…

DSC_0247_01_ps_web

30+1 Kirsty

Esta última imagen quiero dedicarla a Kirsty, una neozelandesa que se convirtió en mi mejor amiga en el Camino. Una persona que siempre tenía una sonrisa en la cara, y de la que aprendí mucho. Gracias Kirsty!!

Camino de Santiago

5 Consejos Pre-Camino de Santiago

No, en este artículo no te voy a hablar de material para el Camino de Santiago. Para eso ya publiqué el artículo con mi lista de equipamiento para la Ruta Jacobea. Tampoco te voy a hablar de preparación física. En todo caso, de preparación mental. Pero ni siquiera eso.

En este artículo te voy a hablar de consejos inmateriales, por llamarlo de alguna forma. Recomendaciones sobre la forma de afrontar el Camino.

Están basados en mi experiencia personal, y eso significa que puedes estar de acuerdo o no; que te pueden gustar o no. Pero bueno, me apetecía mucho compartir contigo estas sugerencias, porque mi paso por el Camino fue una experiencia vital maravillosa, y pienso que lo fue en gran parte por hacerlo de esta manera. Pero cada persona y cada Camino es único, así que puede que estas sugerencias no sirvan para ti.

En cualquier caso, allá van mis 5 Consejos Pre-Camino de Santiago:

1. Empieza por el Principio

En los últimos años, con la popularización del Camino, hay mucha gente que se lanza a hacer los últimos 100 kilómetros, para así conseguir la Compostela, y tener la sensación de haber acabado el Camino. En mi opinión, es un error. Por varios motivos:

  • En tu vida… tiendes a empezar las cosas por el final? Seguramente, no. Así que… ¿por qué hacerlo en el Camino?
  • Esos últimos 100 kilómetros son los más masificados. Porque es a dónde va la mayoría de la gente que quiere acabar el Camino. Porque es donde confluyen varios caminos (el Francés, el del Norte, el Primitivo…).
  • Además de ser los más masificados, son los menos auténticos (consecuencia derivada de la anterior). Hay mucha gente que va a hacer esos últimos kilómetros como unas vacaciones. Está genial, cada uno puede elegir su manera de hacer el Camino, pero pienso que esta no es la manera más “auténtica” de afrontar esta experiencia.

Así pues, si vas a hacer el Camino Francés, empieza en Roncesvalles o en Saint-Jean-Pied-de-Port. Si vas a hacer el Camino del Norte, empieza en Irún. Empieza por el principio. Si no te da tiempo a acabar, tienes la excusa perfecta para regresar al año siguiente. Y es que las grandes hazañas, requieren de tiempo para completarse. Y eso hace que sean más grandes, y que cuando se completan, el sabor de boca que dejan sea todavía mejor.

 

2. Tómate todo el tiempo posible

En mi opinión, lo ideal es hacer el Camino del tirón. Usando un mes, dos meses, o los que necesites. No es fácil encontrar tanto tiempo, lo sé. En esta vida super-ajetreada que vivimos, resulta complicado sacar tanto tiempo para una sola tarea. Pero pienso que merece la pena, por varias razones.

  • Desconexión del ajetreo del mundo, conexión con uno mismo. Muchas personas se van al Camino buscando reencontrase a sí mismas, tras haber pasado una situación traumática, como dejar su relación, su trabajo, etc. Conectar contigo mismo requiere tiempo. Una semana puede no ser suficiente. Dos, no están mal; pero un mes siempre será mucho mejor. Concédete el lujo, el privilegio, de tomarte el tiempo necesario, y poder completar el Camino de una sola vez. Será una experiencia que nunca olvidarás.

3. Hazlo Solo/a

En realidad, nunca estarás solo. Solo cuando tú así lo quieras. Porque desde el primer día conocerás a gente. Pero yendo solo/a, siempre tendrás la opción de vivir un momento de soledad cuando así lo necesites. Además, ir solo te permitirá abrirte por completo a la experiencia del Camino, abrirte a conocer gente nueva.

  • El Camino es perfecto para atreverte al vencer el miedo de viajar solo/a: todo está muy “atado”, no hay nada de qué preocuparse, simplemente caminar, comer, y dormir. Siempre sabrás el camino a seguir, las etapas, el siguiente pueblo, los sitios donde dormir… No hay peligro, no te puedes perder… Atrévete a ir solo/a!!

 

4. Improvisa

En relación con lo anterior, el Camino es el lugar perfecto para soltar el control. Déjate sorprender por el Camino, déjate sorprender por la vida!!

Te pongo un ejemplo basado en mi experiencia: cuando llegué a León (por el Camino Francés), decidí que quería conocer Asturias, y opté por tomar el Camino del Salvador hasta Oviedo. Una vez allí, disfruté de un par de días de turismo, y después retomé mi aventura por el Camino del Norte. Más tarde, pude coordinarme con algunos de los amigos que había hecho en el Camino para reencontrarnos en Santiago.

  • Si vas con tiempo de sobra (punto 2), y más fácilmente si vas solo (punto 3) podrás improvisar. Y te aseguro que te sorprenderás con lo que la vida te va a deparar en el Camino.
  • Concédete el lujo de caminar un día solamente 5 kilómetros, cuando tus piernas digan basta.
  • O de pararte en ese pueblo tan precioso que tanto te ha gustado, para hacer un poco de turismo.
  • O elige quedarte más tiempo del previsto en Burgos, para esperar a que tus amigos se recuperen de sus ampollas.

Suelta el control, déjate fluir, y verás que comienzan a pasar cosas maravillosas…

5. Encuentra tu propio Camino

Hay muchas opciones a la hora de hacer el Camino. ¿Te las has planteado todas? ¿A pie, en bici, o a caballo? ¿Te has planteado empezar desde la puerta de tu casa, o desde tu ciudad natal? ¿O hacer el Camino Francés al revés? O empezar en algún punto de Europa? ¿Portugal?

Al final, el mejor consejo, es que te dejes guiar por tu propia intuición, y que escojas aquello que más te apetezca, aquello que te pida el cuerpo, por descabellado que pueda parecer. Como realizar una etapa por la noche, a la luz de la Luna (experiencia propia que tuve la enorme suerte de vivir durante mi Camino).

Atrévete, y disfruta del Camino a tu manera!! Será una experiencia única, garantizado!!

 

Quiero saber tu opinión!

Qué consejos añadirías a la lista? ¿Estás de acuerdo con los expresados? Me encantará escucharte (y también a los otros lectores), deja un comentario!

 

Mi lista de material para el Camino de Santiago

En el año 2012 tuve mi primera experiencia en el Camino de Santiago de una forma bastante casual: de pronto me vi con una semana de vacaciones, sin nada previsto, y ganas de viajar y vivir aventuras. En esa primera tentativa, decidí ir al Camino del Norte, comenzando en Irún, el primer pueblo en territorio Vasco. Fueron solo 5 días caminando, pero yo tuve la sensación de que habían pasado semanas, ya que cada día en el Camino se vive de forma muy intensa, suceden muchas cosas, conoces a mucha gente…

Dos años después, en 2014, regresé al Camino de Santiago, esta vez al Camino Francés. A diferencia de la vez anterior, fue algo más meditado. Me había quedado en el paro, tras dejar un trabajo que me causaba mucha frustración, y necesitaba un periodo de reflexión, para decidir qué quería hacer con mi vida. Tenía mucho tiempo por delante (hasta 2 meses si era necesario), y algo de dinero ahorrado. Era el momento perfecto para volver al Camino de Santiago, esta vez poniendo toda la carne en el asador. Al igual que en la ocasión anterior, opté por ir solo, aunque la mayor parte del tiempo estuve acompañado por amigos/as que hice en el propio camino.

Así pues, el de 2014 fue un Camino de Santiago sin prisas y sin exigencias (de hecho, lo empecé mientras sufría una fascitis plantar, sin saber si iba a aguantar un día, una semana o un mes). Me lancé a ello “sin billete de vuelta”. Y lo hice como siempre había pensado que quería hacerlo: parando cuando me apetecía, apretando el ritmo o aflojando en función de mi estado de forma y mis ganas, decidiendo dónde quedarme en función de mis sensaciones… Personalmente, pienso que esta es la forma óptima de hacer el Camino, dejando espacio a la improvisación, para que el propio Camino pueda guiar nuestros pasos…

Así pues, he pensado en compartir la que fue mi lista de material para el Camino de Santiago con vosotros: por si a alguien le puede ser de utilidad, y por si alguien quiere hacer alguna aportación que considere interesante.

 

Algunas consideraciones

  • Peso máximo: importante recordar la “regla de oro” del peso máximo a cargar: el peso de nuestra mochila, con todo el material, el agua y la comida, no debería sobrepasar el 10% de nuestro peso corporal. Recuerdo en mi Camino Francés a una chica alemana que cargaba nada más y nada menos que con 14 kilos de mochila (cuando el máximo para ella debía ser de unos 6-7 kilos). A los pocos días, tuvo que retirarse. Importante tenerlo en cuenta, ya que aunque nos veamos capaces de llevar más peso, es muy probable que a los pocos días paguemos las consecuencias.
  • A lo largo del Camino, cuando pases por pueblos y ciudades, vas a tener la ocasión de comprar lo que necesites, así que recuerda no cargar en exceso (por poner un ejemplo un poco tosco pero que se entienda: no tiene sentido cargar con 1 litro de gel, cuando cada día vas a tener ocasión de comprar más).
  • Fechas: hay que tener en cuenta que yo hice el Camino Francés entre mayo y junio, es decir, entrando en temporada estival. Por ello, mi ropa y resto de material fue diferente al que podríamos usar en otro momento del año, o en un camino diferente (Vía de la Plata, Camino del Norte, etc).
  • ¿Botas o Zapatillas? En relación con el punto anterior, la respuesta dependería del camino que vayamos a hacer, y de la época del año. Yo en mi primer camino llevé unas botas ligeras, y el segundo (que hice íntegro) me llevé unas zapatillas de trail running, por ser más ligeras y dejar respirar el pie. Y es que una bota muy rígida y poco transpirable, en mi opinión, es la principal fuente de las temidas ampollas, sobre todo si hace calor.
  • Dicho esto, aquí te presento mi…

 

Lista de Material para el Camino de Santiago

 

Equipo básico:

  • Mochila Decathlon Forclaz Air 40 litros
  • Zapatillas de trail (yo usé unas Asics Gel Fuji-Trabuco). Ligeras, aptas para montaña y muy transpirables (bueno para evitar ampollas). Además, si se mojan, se secan mucho más rápido que unas botas convencionales.
  • Unos buenos calcetines transpirables (x3 pares)
  • Pantalón corto de senderismo
  • Pantalón largo de senderismo
  • Camisetas transpirables de manga corta (x2)
  • Camiseta transpirable de manga larga
  • Camiseta térmica de manga larga
  • Mallas cortas tipo running (x3) para evitar rozaduras
  • Polar negro “softshell” (tejido cortaviento)
  • Poncho para la lluvia
  • Saco de dormir fino (depende de si tienes pensado dormir en tienda, época del año, etc)
  • Toalla de microfibra (consejo: que sea de rizo, secan más)
  • Bañador
  • Chanclas para la ducha

 

camino-santiago-zapatillas

 

Complementos:

 

 

Para el cuidado y aseo personal:

 

Equipamiento tecnológico:

  • Cámara de fotos Olympus EM10 + objetivo 14-42mm (ligera y gran calidad de imagen, objetivos intercambiables)
  • Cargador y batería de repuesto para la cámara de fotos (original, las “chinas” no valen la pena a la larga)
  • 2 tarjetas de memoria de 16 GB (se pueden comprar más durante el camino). Mejor llevar varias de “poca capacidad”, que una grande, así en caso de error o pérdida, no perdemos todas las fotos.
  • Smartphone, batería externa USB y cargador de pared

 

Camino de Santiago

 

Extras y “por si”

En mi caso, al final opté por no llevarlos, pero pueden ser útiles.

 

Video del material para el Camino de Santiago

He encontrado este video en internet donde se hace un buen repaso del material para el Camino de Santiago de una forma muy visual, así que lo comparto con vosotros.

 

¿Qué te parece la lista? ¿Añadirías o quitarías algo? Anímate a comentar y aportar tu experiencia!

El Camino