Insolación, golpe de calor y excursionismo: una combinación arriesgada

Con la llegada del verano, son muchas las personas que se desplazan a zonas de montaña, como Pirineos, Sierra Nevada o Alpes, con la intención de practicar rutas senderistas. El clima en estas zonas es agradable, hace fresquito, aunque a veces el calor nos puede sorprender. También puede ocurrir que viajemos a zonas más templadas, y tengamos la intención de realizar una caminata durante nuestras vacaciones… ¿Qué podría arruinar nuestra salida a la montaña? Si has leído el título de este artículo, ya te puedes hacer una idea…

Durante la época estival, es frecuente leer o escuchar noticias en relación a este tema: muchos excursionistas sufren cada año de insolación o golpe de calor, con consecuencias a veces graves.

Aquí va un pequeño ejemplo que debería hacerte leer este artículo: hace unos años, una señora murió mientras realizaba una pequeña caminata en las Gargantas del Parque Nacional de Kalbarri (Australia Occidental). Su cuerpo fue encontrado cerca del río donde su esposo la había dejado para buscar ayuda. Es una muerte que seguramente se habría podido evitar si hubieran reconocido los síntomas de la insolación, que fue la causa de la muerte. Este es solo uno de muchos ejemplos que podríamos contar para ilustrar la gravedad de esta problemática.

 

Insolación y senderismo: una combinación arriesgada

Además de que una insolación puede llevarnos a experimentar complicaciones médicas graves, o incluso a la muerte, es una verdadera pena arruinar un día de disfrute en la naturaleza debido a algo tan fácilmente evitable. No pienses que solo afecta a bebés y ancianos: es cierto que ellos corren un mayor riesgo, pero cualquier excursionista puede verse afectado.

Además de las precauciones para evitar la insolación o el golpe de calor, en este artículo veremos en qué consisten, cuáles son las diferencias, los síntomas asociados y qué hacer en caso de insolación o golpe de calor. No hay nada milagroso, ninguna técnica excepcional, sino solo algunos consejos que debes saber para tu seguridad y la de las personas que te rodean.

 

¿Qué son la insolación y el golpe de calor?

En pocas palabras, los términos insolación y golpe de calor se refieren a dos fenómenos diferentes que conducen a un aumento anormal de la temperatura corporal (hipertermia). Si esto se debe a una exposición prolongada al sol, se llama insolación. Si se debe al calor externo, se llama golpe de calor. El golpe de calor solo puede ser causado por el calor externo, pero también por la práctica de un ejercicio físico, que aumenta la temperatura corporal y facilita la deshidratación. Esto, por supuesto, se amplifica en climas cálidos.

En el caso de insolación o golpe de calor, el cuerpo ya no puede regular su temperatura. En nuestro caso, no importa el término, vamos a tratar de evitar ambas mientras practicamos senderismo, excursionismo, trail running o cualquier otra actividad física en la naturaleza. Y por supuesto en ambientes urbanos, donde también serán útiles estos consejos).

 

 

¿Cómo evitar la insolación o el golpe de calor?

A continuación detallamos una pequeña lista de consejos y precauciones para tener en cuenta durante actividades físicas en el medio natural (o urbano) con temperaturas altas, que te ayudarán a evitar males mayores:

  • Protege tu cabeza con un sombrero de senderismo, gorra o similar
  • Usa ropa de color claro, ya que absorbe menos rayos infrarrojos del sol. La ropa de tejidos sintéticos pensada para practicar actividad física suele ser recomendable, ya que expulsa la humedad y te mantiene más fresco.
  • Bebe suficiente agua. Para ello, será necesario que la lleves contigo, o bien puedes potabilizar agua que encuentres durante tu ruta. No subestimes la cantidad de agua que necesitas cuando vas de excursión y hace calor. ¿Tendrías suficiente agua en caso de que te perdieras? Recuerda que si estás deshidratado, es más probable que sufras una insolación.
  • Bebe agua regularmente. No esperes hasta tener sed para hacerlo. La sensación de sed significa que ya estás deshidratado, y por lo tanto aumenta tus probabilidades de sufrir una insolación o golpe de calor.
  • Evita las bebidas alcohólicas, ya que aumentan la deshidratación, y no son esenciales para el senderismo ;-). Por otro lado, puedes tomar bebidas deportivas, o bebidas ligeramente dulces o saladas para mejorar tu rehidratación.
  • Descansa en lugares frescos y aireados siempre que sea posible, para bajar la temperatura de tu cuerpo.
  • Trata de ponerte a la sombra lo antes posible. De lo contrario, intenta protegerte con ropa o refugios improvisados. Ten cuidado de dejar que el aire circule para refrescarte. También puedes usar una manta de supervivencia para protegerte.
  • Moja tu frente y cuello regularmente. En casos extremos, puedes incluso optar por bañarte con ropa (sin zapatos ni calcetines) para refrescarte.
  • Evita caminar durante las horas de más calor. Camina por la mañana y por la tarde, cuando hace más fresco. Incluso puedes comenzar a caminar por la mañana y detenerte cuando hace demasiado calor para comer, echar una siesta (nunca al sol), leer, disfrutar del paisaje, etc. Luego puedes continuar cuando comience a refrescar.

 

Síntomas de insolación o golpe de calor

¿Sabes reconoces los síntomas de una insolación y/o golpe de calor? Aquí hay una lista de los principales síntomas que varían según las personas y la gravedad del síndrome. Puede ocurrir que las personas afectadas solo muestren un síntoma, o bien una combinación de ellos.

  • Sensación de calidez en la cara
  • Dolor de cabeza
  • Fiebre
  • Agotamiento
  • Impresión de malestar, vértigo
  • Náuseas
  • Rigidez en el cuello
  • Tinnitus (pitidos en los oídos)
  • Sensación de opresión en el pecho
  • Frecuencia cardíaca más rápida de lo normal (taquicardia)
  • Convulsiones

Advertencia: cuando aparezcan los primeros síntomas, debes actuar muy rápido, especialmente en niños y personas mayores, para quienes la insolación o el golpe de calor pueden ser mortales en unas pocas horas. En otros casos, los síntomas pueden ocurrir el día después de una exposición demasiado prolongada al sol, así que ten cuidado.

 

 

¿Qué hacer en caso de insolación o golpe de calor?

En caso de insolación o golpe de calor, es necesario actuar lo suficientemente rápido para evitar complicaciones cerebrales y neurológicas e incluso la muerte. Debes tener en cuenta que el objetivo es enfriar a la persona que sufre el síndrome, porque su cuerpo ya no puede hacerlo por sí solo. Para ello:

  • Coloca a la persona en un lugar fresco y aireado
  • Enfría a la persona humedeciéndola con agua fría. Permite que el agua se evapore y comienza nuevamente hasta que el cuerpo regrese a la temperatura normal
  • Rehidrata a la persona haciéndole beber agua fría pero no helada
  • No le des medicamentos para la fiebre (aspirina, paracetamol, etc.): son ineficaces en casos de fiebre causada por insolación o golpe de calor
  • Solicite ayuda para los casos más graves, es decir, si no puede enfriar a la persona o si tiene dudas sobre posibles secuelas.

Advertencia: evita un choque térmico y no sumerjas a la persona en hipotermia, tratando de enfriarla.

 

Conclusión

Cuando realizamos una caminata, a menudo nos encontramos en lugares de difícil acceso para los esquipos de rescate. Si algo te sucede, puede pasar bastante tiempo antes de que hospitalicen a la persona afectada. Por ello lo mejor es evitar incidentes y poder hacer frente a una situación de este tipo, si llegara a suceder.

La insolación es un ejemplo de incidente que afecta a muchos excursionistas y es fácilmente evitable con un mínimo de precaución y sentido común. Así que no seas parte de las estadísticas y aplica los pocos consejos que te damos en este artículo.

Recuerde, no solo le sucede a otros. ¿Quién no ha tenido dolor de cabeza después de una exposición demasiado prolongada al sol?

Y tú, ¿Cúales son tus consejos? ¿Has sufrido alguna vez un golpe de calor o insolación? Cuéntanos tu experiencia en los comentarios!

Nota: este artículo es una adaptación de uno publicado en Randonner Malin (en francés).

Valoración del artículo

Te ha gustado este artículo? Gracias por dejar tu valoración y ayudar a otros usuarios!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 4,33 de 5)

Cargando…

Suscríbete si te ha gustado

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir los nuevos artículos en tu email. No enviamos spam ni compartimos tus datos.

También te puede interesar...

¿Puedo ayudarte?

Fernando Prieto

Envíame un mensaje o escríbeme un email con tus dudas, estaré encantado de ayudarte!

Hola! Soy Fernando, el autor de este blog. Amante del senderismo y la montaña desde el año 2002, cuando empecé a practicarlo. Autor también del blog de rutas de senderismo LinkAlicante desde hace más de 10 años.

2 comentarios en “Insolación, golpe de calor y excursionismo: una combinación arriesgada”

  1. Hola! Pues si me está pasando ahora. Baje de la montaña Pirquinco el Miércoles y hoy es Viernes. Aún no me recupero muscularme, la fatiga sigue y la somnolencia no me abandona. Tengo aun mucha sed la piel de las manos seca y la boca reseca. Tomé sales hidratantes, evito comer mucho para no sobrecagar la panza y sentir nauseas. Tengo todos los sintomas señalados y por lo visto es cosa de tiempo y paciencia que el cuerpo se recupere de la actividad realizada.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.